¿Son mejores las persianas eléctricas o las persianas manuales?

Seguro que siempre te han maravillado las persianas automáticas que se abren y cierran con sólo pulsar un botón. Así que, tanto si estás renovando tu casa como si simplemente intentas mantenerte al día sobre las últimas tecnologías referentes a soluciones inteligentes para el hogar, puede que te interese tener en cuenta las ventajas de las persianas motorizadas frente a las persianas manuales. Sin más preámbulos, vamos a ello.

Comparación entre persianas motorizadas y manuales

Hemos dividido la batalla entre persianas motorizadas y persianas manuales en diferentes categorías. Averigüemos quién es el ganador.

Comodidad:

Subir y bajar las persianas o abrir y cerrar las cortinas es bastante fácil. Pero hacer lo mismo para varias ventanas puede resultar una molestia. Ahí es donde las persianas automáticas vienen al rescate. Estas persianas ofrecen un tratamiento de sincronización con el que puedes subir o bajar la persiana de todas las ventanas con un solo clic.

Colocación y ajuste:

Con las persianas manuales, tienes que tirar del cordón varias veces antes de conseguir el ajuste perfecto. De hecho, incluso entonces, no es exactamente como uno quiere. A menudo, por la tarde, nos gusta bajar ligeramente las persianas lo justo para detener el fuerte resplandor del sol, pero conservar la luz natural. Al mismo tiempo, nos gusta subir completamente las persianas al atardecer o al amanecer para disfrutar de las vistas. Puedes resolver este pequeño dilema mediante las persianas automáticas. Puedes utilizar la opción de temporizador programado para colocarlas de diferente manera en distintos momentos del día sin ni siquiera levantarte a por el mando a distancia.

Protección contra los rayos UV:

Los dañinos rayos del sol pueden dañar los muebles, obras de arte, alfombras y moquetas dentro de la casa. Esto puede hacer que el color de las cosas se desvanezca lentamente después de un cierto período de tiempo. Puedes evitar este problema simplemente empleando persianas motorizadas. Puedes programarlas para que estén en su punto más bajo durante las horas más luminosas del día.

Seguridad infantil:

Te sorprendería ver con qué facilidad los niños se meten en líos. Si tienes hijos, ya lo sabes. Las persianas automáticas vienen sin cordón de tracción, a diferencia de las persianas manuales, por lo que es una excelente opción para los hogares con niños pequeños.

Seguridad frente a robos y asaltos:

Cuando estás fuera de la ciudad, una forma eficaz de mantener tu casa a salvo de intrusiones exteriores es hacer que parezca que hay alguien en casa. Las persianas motorizadas pueden subirse o bajarse desde cualquier lugar, dando un aspecto de hogar habitado y alejando así a los intrusos.

Estética y diseño:

Las persianas automáticas pueden sincronizarse para que se pongan en marcha y se detengan al unísono. Esto crea una alineación perfecta que contribuye al atractivo estético del hogar. Sin embargo, si comparamos las persianas manuales, necesitarás mucho tiempo (y paciencia) para mantenerlas alineadas.

Opciones de accionamiento:

Las persianas automáticas se pueden controlar de la forma que desees. Puedes hacerlo mediante un mando a distancia, desde una pantalla táctil en la pared o a través de una aplicación en tu teléfono. Incluso puedes utilizar un comando de voz o a través de sensores, que es, con diferencia, la opción más cómoda.

Personalización:

La gente piensa que las persianas automáticas tienen un aspecto más moderno, lo que podría ser un problema si tienes una decoración de temática tradicional. Sin embargo, es hora de acabar con esta idea equivocada. De hecho, las persianas motorizadas se pueden personalizar en cualquier estilo, material o color que desees.

Ecologismo:

En el mundo actual, la gente es mucho más consciente del consumo de energía y del medio ambiente. En consecuencia, buscan soluciones más ecológicas que reduzcan la cantidad de energía que consumen. Las persianas motorizadas son una forma excelente de conseguir un mañana más ecológico. Te diremos cómo. En verano, el sensor puede detectar los rayos solares y bloquearlos bajando automáticamente las persianas, evitando así que la habitación se sobrecaliente. Del mismo modo, en invierno las persianas subidas captan más calor solar y mantienen la casa caliente de forma natural. Ambas situaciones se traducen en una reducción de la carga energética del sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado y, por tanto, de la huella de carbono.

Rentabilidad:

En comparación con las persianas tradicionales, las motorizadas cuestan más al principio. Esto se debe a que hay que instalar un motor para cada conjunto. Pero a largo plazo, obtendrás más de todo el dinero que puedes ahorrar mediante el uso de sensores que reducen en gran medida el coste energético al autoajustar la temperatura. Por lo tanto, si puedes mirar más allá del gasto inicial y centrarte en los beneficios a largo plazo, te darás cuenta de que vale la pena cada céntimo que gastes.

Deja un comentario