¿Por qué mi secadora no funciona?

Una secadora doméstica utiliza un sistema realmente sencillo para secar la ropa: Un tambor rotativo hace girar la ropa mojada mientras hace circular aire caliente a través de ella para captar la humedad y luego extraerla mediante la manguera de escape. Como la mayoría de la gente, probablemente utilices tu secadora al menos una vez a la semana. Cuando veas que la secadora no funciona, querrás solucionar el problema lo antes posible. Estos sencillos consejos te ayudarán a localizar el problema y determinar si puedes reparar tu secadora o si necesitas hacer una llamada al servicio técnico para que la repare un profesional.

Una secadora que no seca la ropa correctamente puede deberse a una pieza rota o a que la secadora no recibe suficiente energía para funcionar de la manera adecuada. Antes de empezar a mirar el interior de la secadora, comprueba el enchufe, el cable de alimentación y los interruptores:

  • Asegúrate de que la secadora está bien enchufada y de que no hay daños o desgaste en el enchufe o el cable.
  • Si tienes una secadora eléctrica, comprueba la caja de disyuntores. Como tu secadora funciona (habitualmente) con 240 voltios, es posible que sólo se active la mitad de un disyuntor doble. Esto podría explicar que la secadora no calentase, aunque esté funcionando.
  • Si tienes una secadora de gas, comprueba el suministro de gas; si no calienta (o no funciona en absoluto) deberías comprobar el disyuntor.

Una vez que hayas descartado estas incidencias menores, los problemas más comunes suelen ser los siguientes:

  • La secadora no calienta
  • La secadora no arranca
  • La secadora no gira
  • La secadora hace mucho ruido
  • La secadora se pone en marcha y luego se para

Importante: Antes de realizar pruebas o reparaciones, desenchufa la secadora. Si tienes una secadora de gas, cierra también el suministro de gas.

La secadora no calienta

Una secadora eléctrica que no calienta, aunque esté en funcionamiento, suele deberse a un elemento calefactor defectuoso. Puedes probar el elemento calefactor con una herramienta llamada multímetro. La herramienta indica si hay interrupciones en la trayectoria eléctrica. La lectura debe ser de unos 15 ohmios. Si no hay continuidad en el medidor, sustituye la resistencia de la secadora.

Una secadora de gas funcionará, pero no calentará, si su fusible térmico se funde porque la secadora se ha sobrecalentado (normalmente porque el conducto de ventilación está obstruido, así que comprueba la ruta de ventilación). Utiliza un multímetro para comprobar el fusible térmico y reemplaza el fusible térmico si procede.

La secadora no arranca

Hay numerosas razones por las que una secadora no arranca. Comprueba primero la fuente de alimentación, ya que podría ser el problema en lugar de la propia secadora. Si la secadora está completamente enchufada, comprueba el disyuntor de la secadora. Una secadora de gas tiene un disyuntor, mientras que una secadora eléctrica tiene dos disyuntores que a menudo están enganchados. Como no siempre se puede saber si un disyuntor se ha disparado, apaga el disyuntor y vuelve a encenderlo.

Los problemas e incidencias más comunes relacionados con las secadoras incluyen un interruptor de puerta o de arranque defectuoso y problemas de control como un temporizador de secadora roto o un tablero de control electrónico defectuoso:

Ciertas incidencias con el interruptor de la puerta pueden impedir que la secadora se ponga en marcha. Cierra completamente la puerta de la secadora para activar el interruptor de la puerta. Para probar el interruptor, abre la puerta y presiona la palanca del interruptor de la puerta. Si la luz del tambor no se apaga, esta es la razón más probable por la que la secadora no arranca.

Un fusible térmico fundido a menudo impide que una secadora eléctrica arranque. Encontrarás el fusible térmico en la carcasa del soplador. Desenchufa la secadora y comprueba la continuidad del fusible térmico. Reemplaza el fusible térmico si el multímetro no mide la continuidad. Comprueba el conducto de ventilación porque es probable que una obstrucción en el conducto de ventilación haya hecho saltar el fusible térmico.

En el caso de las secadoras con temporizador de dial, un interruptor de arranque roto puede impedir que el motor funcione. Utiliza un multímetro para comprobar la continuidad del interruptor de arranque. Reemplaza el interruptor de empuje-arranque si no mide la continuidad a través de los cables entre el interruptor de empuje-arranque y el motor. Podría ser que el temporizador tuviese un contacto del interruptor del motor roto. Siguiendo el diagrama de cableado de la secadora, comprueba la continuidad de los cables entre el temporizador y el motor. Si no tienes el diagrama de cableado o esta tarea te parece demasiado complicada para hacerla por tu cuenta, pide a un técnico que compruebe el temporizador.

Las secadoras controladas electrónicamente tienen una placa de circuito que opera los componentes de la secadora. Una placa de circuito defectuosa impide que la secadora se ponga en marcha. Desenchufa la secadora y busca la placa de circuito en el panel de control principal. Es posible que tenga marcas de quemaduras o áreas que estén en cortocircuito. Si la placa de circuito está defectuosa, es mejor dejar que un profesional se encargue de la reparación.

El tambor de la secadora no gira

Si la secadora arranca, pero el tambor de la secadora no gira, es posible que la secadora tenga un cojinete del tambor o una correa desgastados. Para comprobar el rodamiento, retira la correa e intenta girar el tambor con la mano. Si el tambor no gira, el cojinete debe ser reemplazado.

La secadora hace ruidos

Si tu secadora hace ruidos o chirridos, la causa puede ser el conjunto de la polea tensora. Este conjunto controla la tensión de la correa del tambor mediante la fricción. Con el tiempo, la polea puede fallar.

La secadora arranca y luego se detiene

Si tu secadora eléctrica arranca y se detiene demasiado pronto, el fusible térmico de la secadora podría ser el culpable. El fusible térmico de la secadora es un mecanismo de seguridad que detecta la temperatura del aire que fluye hacia el respiradero exterior. Si el aire está demasiado caliente, el fusible se funde, deteniendo una secadora eléctrica (una secadora de gas sigue funcionando, pero no calienta). Desgraciadamente, si el fusible térmico se dispara, debe ser sustituido antes de que la secadora vuelva a funcionar.

Para que tu secadora siga funcionando como debe, presta atención a las señales de que la máquina pueda estar empezando a fallar. Una secadora que no seca bien hoy puede ser señal de que ha llegado el momento de realizar las reparaciones necesarias. Se recomienda tanto el mantenimiento regular de la secadora, como la eliminación de pelusas, la limpieza del tubo de ventilación y la limpieza del tambor, para mantener la secadora en buen estado.

Deja un comentario