¿Por qué mi moqueta huele mal?

¿Tu casa desprende un misterioso mal olor, cuyo origen no puedes identificar? Si ya has comprobado la nevera y los cubos de basura y no encuentras el origen del hedor, podría ser que tus moquetas necesitasen una limpieza a fondo. Si tu moqueta huele mal, ten en cuenta estas cinco posibles fuentes del mal olor que pueden requerir un desodorante de moquetas o incluso una limpieza profesional de las mismas.

De la misma manera que la moqueta puede absorber una mancha, las fibras de la moqueta pueden atrapar los olores, haciendo que permanezcan en tu casa indefinidamente. Si crees que tu moqueta podría ser el problema, considera y evalúa las posibles fuentes del olor:

Humedad

A veces, la humedad puede introducirse bajo la moqueta y el acolchado de la misma, provocando olores a humedad. Esta humedad puede provenir de la propia humedad ambiental, de derrames o de plantas en maceta que gotean sobre la moqueta. Una inundación también puede provocar olores en la moqueta, como cuando se inunda un sótano durante una tormenta. Si no se aborda adecuadamente, la exposición continuada a la humedad puede provocar la aparición de moho bajo el acolchado de la moqueta. Esto no sólo aumentará el olor, sino que también crea un riesgo para la salud.

Olor a mascota

Cuando las mascotas utilizan la moqueta como baño, el olor puede perdurar. Incluso después de una limpieza de la moqueta, el olor de la orina de la mascota puede volver. Esto se debe a los gases liberados por las bacterias que digieren la orina. Si algo de la orina permanece en las fibras de la moqueta, seguirá oliendo.

Lo mismo ocurre con el vómito, otro problema común asociado a las mascotas y las moquetas. Estas bacterias se activan con el agua, por lo que el olor puede intensificarse después de una limpieza a fondo.

Los tratamientos de limpieza de moquetas en seco o los que utilizan productos enzimáticos de eliminación de olores son la mejor solución para eliminar los olores de las mascotas. Las enzimas son especialmente eficaces porque atacan a las bacterias, eliminando así el origen del olor.

Humo de cigarrillo

Si un fumador vive en la casa, la moqueta puede acumular el olor del humo del cigarrillo. Mientras que los propietarios de la casa pueden no notar el hedor porque conviven con él, los visitantes o alguien que compre la casa definitivamente notará el olor a humo.

Un limpiador de moquetas profesional puede eliminar el olor, pero si el tabaquismo ha sido excesivo, un desodorante de moquetas puede no ser suficiente, y puede ser necesario sustituir la moqueta.

La vejez

Las moquetas están hechas de fibras. Con el tiempo, esas fibras se descomponen. Cuando la moqueta empieza a oler a viejo, es poco lo que se puede hacer al respecto.

La limpieza de moquetas no puede eliminar el olor a viejo y a humedad de la moqueta. Es entonces cuando simplemente hay que sustituirla. Además del olor, la moqueta vieja empieza a soltar polvo, lo que puede contribuir a las alergias de interior.

Derrames de comida y bebida

La comida y las bebidas que se derraman sobre la moqueta pueden generar olores. Al igual que los olores de las mascotas, estos productos orgánicos atraen a las bacterias. Cuando las bacterias se descomponen, liberan gases malolientes. De nuevo, la limpieza profesional de moquetas es la mejor solución para eliminar el olor.

Una vez que encuentres el origen del olor de tu moqueta, podrás decidir cuál es el mejor tratamiento. Para los olores orgánicos, como los de las mascotas o los derrames de comida, considera la posibilidad de realizar dos limpiezas profesionales para eliminar completamente las bacterias.

En el caso de otros problemas, como la vejez o el moho, es posible que tengas que sustituir la moqueta. Saber de dónde procede el olor te ayudará a tomar la decisión correcta sobre el tratamiento.

Deja un comentario