¿Es una lavadora más cara necesariamente mejor?

A la hora de comprar un electrodoméstico cabe esperar que, si pagas más, obtendrás un aparato de mejor calidad. Así que la pregunta es, si pagas 50 euros más, o incluso 100 euros más por un modelo más caro de lavadora (de la misma marca) ¿obtendrás una lavadora más fiable? La respuesta es no. Puede que obtengas un tambor más grande, un centrifugado más rápido y otras opciones adicionales, pero la calidad de fabricación será casi seguro la misma, o no sustancialmente diferente.

¿Cómo identificar y adquirir una lavadora de mejor calidad?

Es sencillo, tan solo deberás optar por una marca mejor. Lo importante es comprender que las marcas de lavadoras (o de cualquier electrodoméstico) suelen ser bien económicas, de gama media o, más raramente, de primera calidad o lujo. Estos productos se construyen según el estándar dictado por la gama para la que se fabrican. Pero cada marca tiene modelos cuyo precio puede variar en cientos de euros. Habitualmente hay un modelo básico y un modelo de gama alta repleto de prestaciones y funcionalidades. Básicamente, todos están fabricados de la misma manera, es decir, siguiendo los mismos estándares de fabricación en términos de materiales y control de calidad. Así que, si quieres un electrodoméstico de mayor calidad, tienes que comprar una marca de mayor calidad, y no el modelo superior de una marca económica o de calidad media.

He aquí un buen ejemplo. La lavadora básica de Miele es de mucha mejor calidad, puede durar 2 o 3 veces más y es mucho más silenciosa y fiable que la lavadora de gama alta de Hotpoint. Y, sin embargo, tienen prácticamente el mismo precio. La diferencia es que la Miele está mucho mejor construida, pero la Hotpoint (u otras marcas del mismo rango de precios) tendrá un tambor mucho más grande, mayor velocidad de centrifugado, etc.

Cada fabricante produce electrodomésticos de una calidad determinada

Cada marca tiende a tener una calidad de fabricación específica, como hemos mencionado con anterioridad. Posteriormente, las marcas crean múltiples variantes a distintos precios. A muchos fabricantes les gusta vender electrodomésticos de distinta calidad, pero suelen hacerlo mediante marcas totalmente diferentes. Así, por ejemplo, los electrodomésticos Bosch se sitúan en la franja de precios media-baja, pero la empresa propietaria también posee electrodomésticos de las marcas Siemens y Neff, que no sólo cuentan con especificaciones más altas, sino que su calidad de fabricación (y precio) es superior. Lo mismo ocurre con AEG y Zanussi, siendo AEG la marca con mayores especificaciones y ligeramente mejor calidad de fabricación, ambas propiedad de Electrolux.

El fabricante de lavadoras de peor calidad del mercado podrá producir un modelo de diseño mejorado y construido en el último color de moda, pero centrifugará demasiado rápido para la calidad de construcción de la máquina y rebotará dentro de su alojamiento, pero aún y así, la lavadora podría seguir siendo cara por el valor percibido de sus características.

Si compras un modelo de gama alta de una marca de electrodomésticos económica, puedes acabar pagando más dinero por una lavadora de baja calidad que por una lavadora con menos especificaciones, pero de alta calidad, que debería durar mucho más. Así que decide si gastar tu dinero en una lavadora más básica pero bien hecha, o en una lavadora con un centrifugado más rápido y un tambor más grande que es potencialmente poco fiable y ruidosa.

Compara el modelo básico de cada marca de lavadoras que te interese. Así, si ves una lavadora de 580 euros, pero tienen un modelo básico de sólo 290 euros, debes saber que es probable que la lavadora de 580 euros tenga la misma calidad de fabricación que la de 290 euros. El resto del dinero se va generalmente en funcionalidades y en prestaciones.

Idealmente, si el dinero no es un problema, la mejor opción es una lavadora que combine buenas especificaciones y calidad, pero si el presupuesto es ajustado, una lavadora básica y económica pero de una marca contrastada puede ser más que suficiente. Creemos que hay demasiada gente que paga más de 600 euros por lavadoras que no son de gran calidad, sino que cuentan con tambores más grandes y centrifugados más rápidos, cuando por el mismo dinero podrían comprar una de mejor calidad con menos funcionalidades.

¿Cuál es la diferencia entre las marcas más relevantes de lavadoras?

¿En la calidad de fabricación? Prácticamente ninguna. Recientemente hemos desmontado muchas lavadoras nuevas y hemos colocado todas las piezas una al lado de la otra. Nos sorprendió ver que prácticamente todas las piezas son de la misma calidad, tienen el mismo diseño y se fabrican en las mismas fábricas. Todas son prácticamente idénticas por dentro.

La principal diferencia significativa entre la mayoría de las marcas (excepto Miele, que sigue estando muy por encima del resto) es la calidad de su servicio posventa, la disponibilidad de asistencia técnica, la disponibilidad y el precio de las piezas de repuesto, el periodo de garantía del producto y su capacidad de reparación. La mayoría de estos aspectos significativos nunca se mencionan en las críticas. A la larga, comprar una lavadora barata puede salir más caro que comprar una lavadora de mejor calidad, sobre todo si te convencen para que compres una garantía ampliada, que no ofrece la cobertura que la mayoría de la gente espera en la gran mayoría de los casos.

En muchos casos, las lavadoras diseñadas para venderse a bajo precio son menos reparables por diseño. El objetivo principal es reducir los costes de producción. Ejemplos de esto son los motores que no se pueden desmontar y reparar, los cojinetes del tambor que no se pueden reemplazar, lo que implica un cambio de cuba mucho más caro, y la última idea loca de algunos fabricantes es una cuba y un tambor completamente sellados, que no se pueden desmontar en caso de fallo por defecto de construcción o desgaste.

¿Es necesario adquirir una lavadora de primera línea?

A pesar de lo mencionado anteriormente, hay varias circunstancias en las que una lavadora barata, sin florituras, es todo lo que se necesita. Por ejemplo, cuando realizamos un uso temporal o espontáneo del aparato. Algunas personas podrían argumentar que, por 250 euros, si tienes 2 o 3 años de correcto funcionamiento no deberías quejarte, y esta es una actitud común, aunque no compartida por nosotros y tampoco demasiado respetuosa con el medio ambiente. Pueden parecer mucho más baratas, pero comprar una lavadora nueva cada varios años es muy probable que cueste más que invertir en una de calidad desde el principio. Además, pueden ser muy ruidosas e inestables en comparación con otras máquinas de calidad. Tienden a estropearse con más frecuencia y son comparativamente más toscas. También pueden ser más costosas en términos de uso y funcionamiento, algo que mucha gente no tiene en cuenta. Una mala clasificación energética de una lavadora puede añadir unos cientos de euros a los costes de funcionamiento a lo largo de su vida útil.

¿Merece la pena adquirir una lavadora de gama media?

Si no puedes permitirte una Miele, pero no quieres una lavadora barata, la gama media es una buena opción. Aquí puedes encontrar una cantidad razonable de funcionalidades y una lavadora relativamente decente en términos de calidad de construcción. Esta sección está representada por marcas como Siemens, Neff, Electrolux y marcas aún más baratas como AEG o Bosch.

Deja un comentario