¿Es el aspirado perjudicial para las alfombras?

No es ningún secreto que el aspirado rutinario es la mejor manera de mantener las alfombras lo más limpias posible, aunque algunas personas se empeñan en decir que las aspiradoras pueden ser realmente perjudiciales para éstas, dado que el uso de un cabezal con cepillos giratorios puede estirar y desgastar las fibras. Entonces, si la aspiradora es la mejor manera de mantener una alfombra limpia, pero puede causar daños en la misma, ¿Cómo se supone que debemos cuidar nuestra alfombra? La respuesta es sencilla, utilizando la configuración de cepillo adecuada y aspirando de manera moderada. Es cierto, un cepillo giratorio inapropiado puede dañar una alfombra, pero sólo como resultado del uso inadecuado o excesivo de la aspiradora. El daño que causa la suciedad y la mugre que se asientan en tu alfombra y que muelen las fibras como una lija de grano fino es mucho peor.

Veamos la forma correcta de aspirar tus suelos, la frecuencia con la que debes hacerlo y algunos de los mejores consejos para el cuidado de las alfombras.

¿Cómo aspirar correctamente una alfombra?

La mayoría de las aspiradoras de hoy en día están diseñadas para aspirar de manera eficaz y segura más de un tipo de suelo y tienen diferentes ajustes dependiendo del tipo de suelo que se esté limpiando. Por ejemplo, el ajuste de suelo desnudo es para suelos de superficie dura, como las baldosas o el cemento. Este ajuste suele reducir la altura de la aspiradora, al tiempo que apaga el cepillo giratorio para permitir una mejor higiene y cuidado de las baldosas, maderas, suelos laminados, etc. Naturalmente, no conseguirás una buena limpieza de tus alfombras utilizando el ajuste de suelo desnudo. Cuando aspires tus alfombras, asegúrate de utilizar el ajuste para alfombras y, si tu aspiradora también tiene ajustes de altura adicionales, asegúrate de tener la aspiradora ajustada a la altura correcta para el pelo de tu alfombra (dado que existen alfombras con diversas longitudes de pelo o fibras). Una aspiradora demasiado baja puede dañar las fibras de la alfombra y la propia aspiradora. Para asegurarte de que tiene la altura correcta, ajusta la aspiradora lo más alto posible y luego bájala hasta que la succión sólo tire suavemente de la alfombra.

Al limpiar el suelo, la velocidad y el movimiento de la aspiradora son muy importantes. Mucha gente comete el error de pasar la aspiradora en varias direcciones diferentes tan rápido como pueden hasta que creen que han pasado la máquina por todos los lugares de la estancia. Esta es la peor manera de limpiar las alfombras. Es realmente fácil omitir zonas y no dar a la máquina el tiempo suficiente para aspirar adecuadamente toda la suciedad. En su lugar, utiliza una técnica similar a la utilizada para cortar el césped. Aspira en líneas superponiendo dichas líneas para asegurarte de que no te dejes nada, y ve despacio para dar a la aspiradora el tiempo suficiente para aspirar toda la suciedad posible. Ve más despacio al tirar de la aspiradora hacia tu cuerpo, ya que es cuando se produce la mayor parte de la acción de succión. Pasa la aspiradora en la dirección opuesta la próxima vez que limpies.

¿Con qué frecuencia aspirar las alfombras?

Algunas personas prefieren aspirar sus alfombras diariamente. Aunque esto parece una gran estrategia para asegurar que tus alfombra estén súper limpias, es una exageración y puede desgastar tus suelos de forma prematura. A menos que vivas en una casa con tanto tráfico de personas como un edificio de oficinas, en realidad sólo necesitas aspirar dos veces por semana en las zonas de mucho tráfico, como la entrada, las escaleras y el pasillo. Pasa la aspiradora una vez a la semana en todas las zonas de poco tránsito, como los dormitorios.

Buenas prácticas para el cuidado de alfombras y aspiradoras

  • Si has instalado una alfombra nueva y tienes acceso al manual del propietario y a las instrucciones de cuidado del fabricante, asegúrate de leerlas. Puedes invalidar la garantía de la alfombra si no sigues las directrices de cuidado, que suelen incluir instrucciones de aspiración y expectativas de limpieza profesional.
  • No esperes a que la alfombra parezca sucia a simple vista para aspirarla; créenos, estará sucia mucho antes de que tú puedas notarlo a simple vista, así que no dejes de pasar la aspiradora dos veces por semana.
  • Sé cuidadoso con tu aspiradora: no la hagas funcionar con la bolsa o el depósito llenos (lo ideal es vaciarla con cada uso o al menos a la mitad para que funcione mejor), no aspires residuos grandes, haz una limpieza y puesta a punto de tu aspiradora cada tres o seis meses, dependiendo del uso.
  • Procura no pasar por encima del cable de la aspiradora ni aspirar sobre él, ya que esto debilita el cable e incluso podría romperlo.
  • No aspires agua ni líquidos, a menos que utilices una aspiradora adecuada para ello, que no debe utilizarse como aspiradora habitual de alfombras.
  • El uso adecuado y regular de tu aspiradora ayuda a tu alfombra en lugar de dañarla. El mayor daño que puedes causar a tu alfombra es limpiarla inadecuadamente y con poca frecuencia.

Deja un comentario