¿Cómo limpiar las correas de las persianas?

Cuando procedas a eliminar el polvo y la suciedad de tus persianas, deberías detenerte también a limpiar las correas que te permiten subirlas y bajarlas. Las persianas, especialmente si mantenemos las ventanas de nuestro hogar abiertas durante gran parte del tiempo, están expuestas al polvo y la suciedad de la calle. Lo mismo sucede con las correas, que se irán ennegreciendo con el uso y el paso del tiempo. Si tus persianas están en la cocina, donde se pueden derramar alimentos y bebidas, las correas también podrían capturar aceite y grasa entre otros contaminantes. Limpiar las correas de tus persianas ayudará sin duda a dar ese aspecto de nuevo a tu hogar. Cuida las correas de tus persianas con estos sencillos consejos:

Materiales requeridos para limpiar las correas de las persianas

Para limpiar las correas de tus persianas necesitarás los siguientes materiales. Afortunadamente son productos de limpieza doméstica ampliamente utilizados, por lo que probablemente podrás encontrar todos estos materiales en tu despensa.

  • Líquido para limpiar vajillas o jabón de uso doméstico
  • Un estropajo o esponja de dureza media
  • Agua corriente
  • Alcohol de uso doméstico (idealmente del 98%)
  • Guantes de látex (como protección, opcional aunque altamente recomendable)

Estos mismos materiales, así como el protocolo de limpieza en si mismo también aplica a las cuerdas o cordones de las cortinas.

Proceso de limpieza paso a paso

  1. En primer lugar, baja la persiana hasta abajo del todo para dejar a la vista el primer tramo de la correa, según vayas limpiando, tendrás que ir subiendo la persiana para dejar a la vista todo el recorrido de la correa. También existe la opción de desmontar el carrete sobre el cual se recoge la correa (alojado en la parte superior de la ventana) aunque puede ser notablemente más laborioso. En caso de desmontarlo, aprovecha para aspirar los restos de polvo y suciedad que hayan podido acumularse en el alojamiento.
  2. A continuación, humedece el estropajo con agua y añade una cantidad moderada de jabón para vajillas. Apriétalo para generar espuma y asegúrate de que no queda un exceso notable de agua en la propia esponja.
  3. Procede a limpiar las correas de las persianas, de arriba hacia abajo y ejerciendo presión para liberar toda la suciedad incrustada. Es posible que tengas que repetir el proceso un par de veces hasta lograr el resultado deseado. Utiliza un trapo seco para retirar el exceso de agua jabonosa de la correa, y deja que se seque al aire libre, abriendo la ventana. Posteriormente, aplica el alcohol en las correas para desinfectarlas.
  4. Repite este proceso cada dos o tres semanas para evitar la acumulación de grasa, polvo y suciedad. No es necesario que limpies las correas de las persianas con la misma frecuencia que las propias persianas, pero sí es recomendable realizar limpiezas de mantenimiento periódicas.

Deja un comentario