Cómo lavar una chaqueta de plumas fácilmente

La chaqueta de plumas es una compañera de confianza, siempre presente para mantener el calor durante los inviernos fríos, los viajes de mochilero a principios de temporada y los vuelos con exceso de aire acondicionado. Incluso sirve de almohada en las excursiones nocturnas y los largos días de viaje. Es precisamente su uso intensivo el que da lugar a la aparición de manchas y roces que estropean su aspecto exterior y su mullido interno.

Con el tiempo, el sudor, el polvo y la grasa de tu piel se filtrarán a través del material y comprometerán el mullido del interior. Puede que notes que tu chaqueta ya no es tan elegante como antes, o que no está tan hinchada. O puede que no esté a la altura de su anterior calidez. Todos estos son signos de que ha llegado el momento de lavarla.

Si bien lavar un plumón puede parecer complicado, en este artículo te enseñaremos cómo puedes hacerlo a mano o bien en tu lavadora, con agua abundante y un poco de jabón neutro o un detergente suave doméstico. También te mostraremos cómo secarlo de la manera correcta para evitar humedades y olores desagradables.

¿Cómo eliminar las manchas de una chaqueta de plumas?

A no ser que la chaqueta esté muy rozada por el uso, a menudo se pueden lavar sólo las partes especialmente sucias. Además, lavar la chaqueta por zonas en la medida de lo posible ayuda a que dure más, ya que un lavado completo la somete a un mayor desgaste.

  • Prepara una solución con un poco de jabón suave y agua. Evita en la medida de lo posible los jabones muy intensos o aromáticos.
  • Frota la solución con cuidado sobre la primera capa de tejido. Sujeta el tejido sucio y utiliza un cepillo de dientes o un paño para limpiarlo suavemente.
  • Aclara la chaqueta con cuidado para evitar que el relleno interior se moje, y luego deja que se seque al aire.
  • Asegúrate de que esté completamente seca antes de guardarla. En caso de estar húmeda, podría desarrollar humedad, moho y un olor desagradable.

A veces, un lavado al ras no es suficiente. Si has vuelto de un viaje especialmente sucio o húmedo, o si tu chaqueta ya no abriga tanto como antes, puede que sea el momento de lavarla por completo. El lavado ayuda a deshacer los grumos y a restaurar la esponjosidad y el rendimiento del plumón, pero es un equilibrio delicado: el plumón es frágil, por lo que no conviene lavarlo con demasiada frecuencia. Antes de empezar, lee las instrucciones del fabricante en la etiqueta de tu chaqueta. Si difieren de estos consejos, sigue sus recomendaciones.

¿Cómo lavar una chaqueta de plumas en la lavadora?

  • Asegúrate de utilizar una lavadora de carga frontal con un ciclo suave. Las lavadoras de carga superior con agitador central pueden causar daños en la prenda.
  • Aclara el dispensador de detergente de la lavadora, si es posible, para eliminar cualquier residuo.
  • Utiliza un limpiador diseñado específicamente para el plumón. Algunos productos lavan y restauran la repelencia al agua en un solo ciclo, mientras que otros requieren dos ciclos separados.
  • Comprueba los bolsillos y cierra todas las cremalleras y los cierres. Evita que objetos como pañuelos o monedas queden en su interior, ya que podrían causar daños a la prenda.
  • Sigue las instrucciones de la etiqueta de la prenda o del frasco del limpiador para lavar la chaqueta.
  • Acuna la chaqueta como a un bebé cuando la lleves de la lavadora a la secadora. El plumón pesa mucho cuando está mojado, por lo que deberás tener cuidado al moverlo para no romper el tejido o las costuras. Aplana los grumos del plumón antes de meterlo en la secadora.
  • Sigue las instrucciones de secado que figuran en la etiqueta de la prenda; por lo general, esto implica secar la chaqueta en una secadora grande a la temperatura más baja disponible. Añade dos o tres pelotas de tenis limpias para ayudar a que se seque más rápido y a que el plumón recupere su volumen. Comprueba periódicamente si hay grumos o acumulaciones de plumas. Si encuentras alguno, trata de aplanarlo antes de devolver la chaqueta a la secadora.
  • Asegúrate de que la chaqueta esté completamente seca. Es muy importante asegurarse de que la chaqueta de plumas esté completamente seca antes de sacarla. Esto puede llevar un tiempo, así que ten paciencia. No recomendamos secar la chaqueta de plumas al aire, ya que tardaría varios días y podría atraer moho o hongos.

¿Cómo lavar una chaqueta de plumas a mano?

  • Cierra todas las cremalleras y los enganches. Comprueba también los bolsillos para verificar que estén vacíos.
  • Llena un fregadero grande o una bañera con agua tibia y una pequeña cantidad de jabón suave o limpiador de plumones (consulta siempre las instrucciones del envase).
  • Sumerge la chaqueta. Empuja la chaqueta hacia arriba y hacia abajo unas cuantas veces para que penetre la espuma, y luego déjala en remojo durante un rato. Si hay zonas sucias en el tejido de la chaqueta, utiliza una esponja para eliminarlas.
  • Escurre el agua jabonosa de la bañera y presiona todo lo que puedas la chaqueta. Llena la bañera con agua limpia y presiónala contra la chaqueta, luego escúrrela. Aclara repetidamente hasta que el agua esté limpia y sin jabón, lo que puede requerir seis o más aclarados.
  • Drena toda el agua posible de la chaqueta. Un cesto de plástico para la ropa sucia es un práctico colador. No retuerzas ni escurras la chaqueta, ya que esto hará que las fibras se aglutinen y podrían romper el tejido.
  • Acuna la chaqueta como a un bebé cuando la lleves de la lavadora a la secadora. El plumón pesa mucho cuando está mojado, por lo que deberás tener cuidado al moverlo para no romper el tejido o las costuras. Aplana los grumos del plumón antes de meterlo en la secadora.
  • Sigue las instrucciones de secado que figuran en la etiqueta de la prenda; por lo general, esto implica secar la chaqueta en una secadora grande a la temperatura más baja disponible. Añade dos o tres pelotas de tenis limpias para ayudar a que se seque más rápido y a que el plumón recupere su volumen. Comprueba periódicamente si hay grumos o acumulaciones de plumas. Si encuentras alguno, trata de aplanarlo antes de devolver la chaqueta a la secadora.
  • Asegúrate de que la chaqueta esté completamente seca. Es muy importante asegurarse de que la chaqueta de plumas esté completamente seca antes de sacarla. Esto puede llevar un tiempo, así que ten paciencia. No recomendamos secar la chaqueta de plumas al aire, ya que tardaría varios días y podría atraer moho o hongos.
Recuerda secar completamente tu plumón antes de guardarlo en el armario

¿Cómo guardar una chaqueta de plumas?

Si no vas a usar tu chaqueta durante un tiempo guárdala bien para que te dure más. No dejes la chaqueta de plumas metida en su propio bolsillo o en una bolsa pequeña, ya que así lograrás que se comprima. Es mejor colgarla en un armario ventilado o meterla sin apretar en una bolsa grande de tela o de malla.

Dudas frecuentes a la hora de lavar un plumas

¿Tengo que utilizar un detergente especial para plumones? Ciertamente no es necesario, sólo trata de usar un detergente más suave de lo habitual para lavar el plumón.

¿Puedo lavar en seco mi chaqueta de plumas? No solemos recomendar la limpieza en seco de chaquetas de plumas a menos que haya instrucciones específicas en tu chaqueta que te indiquen que lo hagas. La limpieza en seco utiliza productos químicos agresivos que podrían dañar tu plumón.

¿Puedo secar mi chaqueta de plumas al aire libre? Desgraciadamente, el secado al aire libre de tu chaqueta de plumas probablemente dejará tu chaqueta apelmazada, por no mencionar que podría tardar entre 24 y 48 horas (con la atención constante necesaria para asegurarse de que no se formen grumos). En su lugar, deberás secar la chaqueta en la secadora como se ha descrito anteriormente.

¿Puedo lavar a mano una chaqueta de plumas? Puedes optar por lavar a mano tu chaqueta de plumas si lo prefieres, sumergiéndola en un fregadero durante una hora aproximadamente, pero asegúrate de no escurrir nunca la chaqueta y de seguir el método de secado descrito anteriormente.

¿Con qué frecuencia debo lavar mi plumón? No lo hagas con demasiada frecuencia. Lavar con demasiada frecuencia acabará desgastando la ropa y degradándola.

Guarda tu plumón en un espacio fresco y seco para una conservación idónea

Deja un comentario