¿Cómo lavar una cartera de piel?

Las carteras de piel cuentan con un aspecto elegante a la vez que mantienen su compacidad y capacidad para alojar varias tarjetas de crédito, débito e identificación. Estas carteras están diseñadas para ser duraderas y mantendrán su atractivo aspecto durante muchos años con una limpieza y un mantenimiento adecuados. A diferencia de las carteras de nylon o sintéticas, las carteras de piel no deben meterse en la lavadora para su limpieza. Hay que tener especial cuidado para mantener el aspecto de una cartera de piel, pero estos cuidados son bastante rutinarios y no te llevarán demasiado tiempo. Una rutina de limpieza adecuada alargará la vida de tu cartera al eliminar la suciedad y los residuos que pueden acumularse por el uso diario.

1. Lee detenidamente las instrucciones de lavado

La gran mayoría de las carteras de piel incluyen instrucciones de lavado y cuidado, por favor, léelas detenidamente y, lo más importante, toma nota de los productos de limpieza que no se recomiendan para la piel, ya que podrían afectar de manera irreversible al aspecto de la cartera. Por ejemplo, los limpiadores domésticos, como las toallitas para bebés, no deben utilizarse en carteras de piel. Estos productos pueden dañar el acabado de la cartera. Tampoco debes utilizar aceites, ceras o abrillantadores para limpiar tu cartera de piel.

2. Retira las tarjetas y billetes de su interior

Retira todas tus tarjetas de crédito, débito e identificación, fotos, dinero en efectivo y cualquier otro objeto de la cartera antes de iniciar el proceso de limpieza. De lo contrario, dichos objetos podrían resultar dañados.

3. Lava la cartera con el debido cuidado y respetando los materiales de la misma

Utiliza una toalla de papel seca para deshacerte de las manchas más notorias de tu cartera. Evidentemente, esto debe hacerse sobre las manchas que aún están húmedas. Si observas manchas en la cartera que ya se han secado, puedes aplicar una pequeña cantidad de alcohol en una toalla de papel y aplicarla sobre la mancha con delicadeza para eliminarla. Si la cartera se mancha de grasa, puedes eliminarla con una toalla de papel humedecida y una moderada cantidad de polvos de talco.

El único método de limpieza recomendable es lavar la cartera manualmente. Meter la cartera en la lavadora, aunque esté en la posición de lavado más delicada, puede dañarla de manera irreversible. El movimiento constante dentro de la lavadora y el proceso de centrifugado (con los rebotes internos que comporta para la cartera) pueden dañar el cuero. Si lavas la cartera a mano, utiliza una mezcla de agua templada y jabón suave o neutro. Los mejores jabones son los diseñados específicamente para bebés y los jabones sin perfume añadido. Mezcla el jabón con el agua y lava la cartera con un paño suave. Lo ideal es que no se acumule espuma en la cartera, pero en caso de que suceda, simplemente retira la espuma con un segundo paño de limpieza suave y seco.

Después de lavar a fondo la cartera, aclárala con agua templada. Durante este proceso, limpia los restos de espuma y seca la cartera para deshacerte del exceso de agua.

4. Deja secar tu cartera y acondiciónala posteriormente

Deja secar la cartera en un lugar que no esté expuesto de manera directa a la luz solar o a una fuente de calor demasiado intensa. La luz solar o el calor pueden hacer que el cuero se endurezca y la cartera quede cuarteada y estéticamente irreconocible.

Además de lavar tu cartera de piel, debes establecer un calendario para acondicionarla debidamente. Un acondicionamiento periódico del cuero te ayudará a mantener la calidad y aspecto de tu cartera, ya que el acondicionamiento reemplaza a los aceites naturales del cuero que se pierden progresivamente con el tiempo dada la exposición a los elementos y el uso frecuente. El acondicionamiento del cuero debe realizarse cada seis a ocho meses aproximadamente (dependiendo del uso y el tipo de piel) y puede llevarse a cabo utilizando acondicionadores para cuero de uso general. Siguiendo estos pasos, tu cartera de piel lucirá como nueva durante muchos años.

Deja un comentario