Cómo comprender las especificaciones de una aspiradora

Comprender las especificaciones de una aspiradora es uno de los aspectos más complejos a la hora de cribar y adquirir uno de estos productos. Ante todo, los consumidores quieren aspiradoras que ofrezcan la mejor capacidad de limpieza. Y la mayoría de los consumidores suelen equiparar la capacidad de limpieza con la potencia.

La capacidad de limpieza no depende únicamente de la potencia de la aspiradora, aunque ésta sea un elemento importante en términos de rendimiento.

Desgraciadamente, no existe una única métrica que indique la capacidad de limpieza de una aspiradora. Sin embargo, sí hay un determinado número de especificaciones que te ayudarán a determinar tu decisión de compra.

Estas especificaciones incluyen los vatios, los amperios, la elevación del agua (también conocida como succión sellada), los caballos de fuerza, los vatios de aire y el caudal de aire. También existen una serie de especificaciones secundarias que influyen en la capacidad de limpieza y que examinaremos más adelante.

Para que todo esto tenga sentido, primero tenemos que entender los fundamentos de cómo funciona una aspiradora.

Todas las aspiradoras funcionan sobre la base de que el aire fluye desde la abertura del cabezal o la herramienta de limpieza a través de la aspiradora y la bolsa o el sistema de filtrado, y luego sale por el puerto de escape. Este flujo de aire es creado por el motor de la aspiradora.

El motor está formado por varios componentes eléctricos unidos a uno o varios ventiladores. Cuando los ventiladores giran, se crea un vacío parcial y la presión dentro de la aspiradora cae por debajo de la presión del aire existente en el exterior. Como la presión del aire es mayor fuera del aspirador que dentro, el aire se precipita a través del aspirador.

Por lo tanto, es fácil ver que el motor de la aspiradora es el corazón de la misma. Al fin y al cabo, cuanto más potente sea el motor, mayor será el diferencial de presión y, por tanto, mayor será la potencia de succión de la aspiradora y el flujo de aire. Es por esta razón que la mayoría de las especificaciones que se ven sobre la capacidad de limpieza de una aspiradora se refieren directa o indirectamente al motor.

Pero aquí es donde la cosa se complica. Pese a que la potencia del motor juega un rol importante en términos de capacidad de limpieza, una única métrica no resulta en absoluto representativa. Por ello, a continuación, analizaremos todas las especificaciones primarias que conjuntamente determinan el rendimiento global de una aspiradora.

Vatios – Watts

La potencia de entrada del motor de la aspiradora se mide en vatios. Aunque esta especificación no tiene en cuenta la eficiencia del motor, el número de ventiladores o el diseño general de la aspiradora, el vataje es una forma válida de evaluar y comparar la potencia del motor.

Actualmente, en el mercado doméstico, podemos encontrar aspiradoras desde 50W y hasta 2000W de potencia, aunque por lo general 1000W son más que suficientes para una aspiradora orientada a un uso particular. A partir de los 1100W, ya podríamos catalogar la aspiradora como un modelo de alto rendimiento.

Las aspiradoras industriales suelen ofrecer un mayor nivel de potencia que los modelos de uso doméstico

Amperios – Amps

Una especificación muy común en las aspiradoras es el amperaje. El amperaje designa la cantidad máxima de corriente eléctrica utilizada por todos los componentes eléctricos de la aspiradora durante su funcionamiento. El mayor consumidor de corriente eléctrica será el motor de la aspiradora, pero el amperaje nominal incluye todos los componentes eléctricos, incluidos el motor de la aspiradora, el motor del cepillo, las bombillas, etc.

Voltios – Volts

Los voltios miden la diferente energía potencial que existe entre un punto y otro. En Europa, la corriente doméstica de la mayoría de países funciona a 220 voltios. En Estados Unidos, la corriente doméstica estándar funciona a 120 voltios. Ten en consideración el voltaje únicamente si valoras la opción de importar tu aspiradora o comprarla en otro país. Si fuese el caso, asegúrate de utilizar un transformador o convertidor de voltaje para evitar daños en el aparato.

Elevación del Agua o Succión Sellada – Water Lift o Sealed Suction

La succión sellada de una aspiradora hace referencia a la potencia de succión de la misma, y se mide en pulgadas de elevación. El término se refiere a cuántas pulgadas el motor levantará verticalmente una columna de agua. Esta medida recibe su nombre del siguiente experimento: ¿Si se pone agua en un tubo vertical y se coloca una manguera de aspiradora sellada en la parte superior, a cuántas pulgadas de altura levantará el agua?

La succión sellada es lo que le da a una aspiradora la potencia para recoger los residuos del suelo, mientras que el caudal de aire los retira hacia la bolsa o el depósito. Las aspiradoras con más pulgadas de elevación de agua tendrán más facilidad para recoger la arena y otros desechos más pesados de alfombras y suelos.

La elevación del agua también mide la capacidad de una aspiradora para hacer frente a la resistencia en su interior. Esto es especialmente importante en las aspiradoras que incorporan sistemas de filtración HEPA o de alto rendimiento, que ofrecen mayor resistencia debido a los filtros adicionales que el aire tiene que atravesar.

Un buen índice de elevación del agua también indica que una aspiradora seguirá rindiendo a altos niveles a medida que la bolsa o el contenedor se llenan y los filtros se cargan o se llenan gradualmente de partículas finas y se vuelven más y más resistentes al paso del aire.

Las aspiradoras de uso profesional requieren de mayor capacidad de succión debido a la naturaleza del residuo aspirado

Caballos de Fuerza o CV – Horsepower o HP

Los caballos de fuerza fueron utilizados sobretodo para propósitos de marketing y tenían poca o ninguna relación con el funcionamiento real de la aspiradora, haciendo únicamente referencia a la potencia máxima desarrollada por el motor de la aspiradora funcionando en vacío. Afortunadamente, se han eliminado en gran medida como especificación dentro del sector.

Kilopascales (kPa) – Kilopascals

La potencia de succión de una aspiradora puede medirse de dos maneras. La primera es mediante la prueba de succión sellada o elevación del agua, citada anteriormente. El otro método consiste en medir la diferencia de presión creada por la aspiradora. Cuanto menor sea la presión dentro de la aspiradora en comparación con la presión atmosférica, mayor será la potencia de succión que genere. Esta se suele medir en kPa (Kilopascales).

Las aspiradoras más pequeñas y sencillas, como las aspiradoras de mano suelen ofrecer una potencia de succión de entre 5 y 6 kPa. En las aspiradoras sin cable, la potencia de succión suele ser inferior a los 10 kPa. Sin embargo, las aspiradoras con cable más potentes suelen ofrecer potencias de succión que oscilan entre los 20 y 25 kPa.

Vatios de Aire – Air Watts

Como hemos comentado anteriormente, las especificaciones típicas de potencia como los vatios y los amperios miden la potencia de entrada de la aspiradora. Sin embargo, algunos fabricantes de aspiradoras utilizan los vatios de aire o air watts para calificar la potencia de salida de la aspiradora en lugar de la potencia de entrada.

Una vez más, existe la duda de si se trata de una especificación útil o simplemente de una nueva clasificación para confundir aún más a los consumidores y dificultar las comparaciones. Al fin y al cabo, cuando se hacen los cálculos, un vatio de aire da 0,9983 vatios, es decir, casi lo mismo que un vatio ordinario. Es importante no confundir los vatios de aire con el caudal de aire, la especificación más importante de todas.

Caudal de Aire o Flujo de Aire – Airflow

El caudal de aire de la aspiradora es con diferencia la especificación más importante para determinar su capacidad de limpieza. Medido en pies cúbicos por minuto, el caudal de aire es literalmente la cantidad de aire que pasa por un conducto en concreto durante un tiempo determinado. Este mismo flujo de aire es el que recoge la suciedad y la traslada a la bolsa o al contenedor. Por lo tanto, cuanto más caudal de aire, mejor será la capacidad de limpieza de la aspiradora.

El caudal de aire es una especificación excelente porque tiene en cuenta tanto la potencia del motor de la aspiradora, que crea la succión, como la resistencia de la bolsa y el sistema de filtrado que el aire debe atravesar.

El caudal de aire se mide generalmente a través del aspirador sin manguera ni accesorios conectados. Por ello, hay varios factores que pueden afectar al caudal de aire real, como las turbulencias en la manguera, las restricciones al caudal de aire en el lugar donde la herramienta de limpieza se encuentra con el suelo u otra superficie o el aumento de la resistencia debido a que la bolsa se llena de suciedad, así como la carga del filtro.

El diseño de la aspiradora es un aspecto muy influyente en la medición de su caudal de aire

Comparación de las especificaciones primarias

Valorando estas especificaciones primarias, hay tres puntos que son útiles para comparar las aspiradoras:

  • El primer punto de comparación es la potencia de entrada del motor en vatios. Lo ideal es que todas las máquinas que se comparen tengan la potencia de entrada del motor especificada en vatios para que la comparación sea sencilla y directa. En términos generales, a mayor potencia, mejor rendimiento desarrollará la aspiradora.
  • El segundo punto de comparación es la succión sellada. Se trata de una buena especificación para comparar el rendimiento de la aspiradora a medida que la bolsa se llena y los filtros se cargan, y es especialmente relevante a la hora de elegir aspiradoras de alta filtración o de filtración HEPA. También proporciona una idea de cómo se comparan las aspiradoras en términos de recogida de suciedad más pesada, como arena, gravilla, etc. Si bien no todos los fabricantes facilitan esta métrica, un buen resultado en esta prueba es garantía de una aspiradora competente a nivel prestacional.
  • El tercer punto de comparación es el caudal de aire. Esta es la especificación más importante de todas a la hora de elegir una aspiradora, ya que el caudal de aire es lo que mueve la suciedad de las superficies a la bolsa de polvo o al contenedor. Cuanto mayor sea el caudal de aire de una aspiradora, mejor capacidad de limpieza ofrecerá la aspiradora.

Hasta el momento, hemos examinado las especificaciones primarias que influyen en la capacidad de limpieza. Pero también hay especificaciones secundarias que deben considerarse antes de tomar una decisión de compra final. Entre ellas se encuentran la capacidad de filtración, la capacidad de depósito, la calidad de construcción, el ruido y la rumorosidad y el precio de venta al público.

El rendimiento de una aspiradora debe medirse teniendo en cuenta diversas especificaciones, nunca en base a una sola métrica

Capacidad de Filtración

La filtración juega un importante papel en la capacidad de limpieza de una aspiradora. La filtración HEPA u otra filtración avanzada aumentan la resistencia dentro de la aspiradora. Por lo tanto, es más fácil que una aspiradora con una filtración normal logre mayores índices de flujo de aire. De hecho, el desafío de hacer frente a una mayor resistencia es una de las razones por las que las aspiradoras con filtración HEPA pueden costar más.

La bolsa de la aspiradora también forma parte del sistema de filtración y es un factor importante que influye en el flujo de aire. En la fabricación de bolsas para el polvo se están utilizando muchos materiales nuevos, en contraposición al papel tradicional, para retener la suciedad fina y las pequeñas partículas perjudiciales y, al mismo tiempo, permitir que el aire fluya lo más libremente posible.

La superficie de la bolsa también es un factor importante, ya que cuanto más superficie tenga la bolsa, más fácilmente fluirá el aire a través de ella. Esto se traduce en una mejor capacidad de limpieza a medida que la bolsa se llena. Como puedes observar, esta es una buena razón para elegir aspiradoras de gran tamaño frente a las medianas o compactas.

Capacidad de depósito

La capacidad de tu aspiradora también es relevante a la hora de mantener altos niveles de limpieza. Como hemos visto anteriormente, cuanto más grande sea la bolsa o el depósito, mejor será el flujo de aire, y por tanto, la capacidad de limpieza. A igualdad de condiciones, una aspiradora de gran tamaño ofrecerá una mejor capacidad de limpieza, especialmente a medida que la bolsa o el contenedor se llenan de suciedad.

Calidad de construcción

La calidad de construcción de tu aspiradora también es un factor a tener en cuenta. La calidad puede determinarse en parte por la duración de la garantía, así como por el tipo de materiales utilizados en su fabricación, la calidad de ajustes y acabados, el grado de resistencia de las carcasas, la estanqueidad de las juntas, las tolerancias, etc.

Ruido y Sonoridad

El ruido o la sonoridad también deben ser considerados. Algunas aspiradoras pueden ser tan ruidosas que su uso es casi insoportable. La cantidad de ruido que hace una aspiradora mientras funciona se clasifica en decibelios (dB). Para que te hagas una idea, una conversación en casa se clasifica en 50 dB, un triturador de basura en 80 dB y una motocicleta o un cortacésped en 100 dB. Respecto a las aspiradoras, en términos de sonoridad, una horquilla de entre 60 y 70 dB es más que aceptable.

Precio de venta al público

Y, por último, pero no menos importante, necesitas una aspiradora que ofrezca la mejor relación calidad precio. Como en todo, la mejor calidad suele costar un poco más, pero a menudo merece la pena a largo plazo.

La tecnología, así como la calidad de construcción de una aspiradora repercutirán inevitablemente en su precio

Deja un comentario