¿Cómo aspirar los muebles?

Todo el mundo sabe que hay que aspirar las alfombras con regularidad. Pero si quieres que tus muebles se mantengan relucientes, nuevos y limpios, también hay que limpiarlos a menudo.

En este artículo, repasaremos los cinco pasos para mantener tus muebles como nuevos. Aunque nos centramos en los sofás, los mismos pasos pueden utilizarse para otros tipos de muebles, incluidos los colchones y las sillas. El proceso dura menos de 15 minutos, pero puede suponer una gran diferencia en el aspecto y la vida útil de tus muebles.

Paso 1: Cepilla la tapicería

Uno de los accesorios más comunes de la aspiradora es el cepillo para tapicería. La forma de esta herramienta, que a menudo se pasa por alto, varía en función de la marca de la aspiradora, pero suele ser un accesorio más ancho que los cepillos para hendiduras o para el polvo. Algunos cepillos para tapicerías también vienen con una tira de tela para eliminar el polvo de las fundas de tela.

Empieza a aspirar los muebles con un movimiento de lado a lado y con pasadas cortas. Cada pasada debe superponerse a la anterior, ya que así se elimina la suciedad incrustada en materiales como el terciopelo y el ante. No tengas miedo de aplicar algo de presión en la herramienta, ya que esto ayuda a la aspiradora a proporcionar una limpieza más profunda.

Pasa unos minutos con el cepillo para tapicerías hasta que hayas aspirado toda la pieza. Este es probablemente el paso más importante del proceso y debe repetirse al menos una vez por semana.

Paso 2: Limpia debajo de los cojines

A continuación, utiliza la manguera de la aspiradora para limpiar rápidamente debajo de los cojines y a lo largo de los bordes de los muebles. El polvo y la suciedad pueden acumularse rápidamente de forma inadvertida en estas zonas, pero sólo se tarda unos minutos en limpiarlas.

Si no puedes retirar los cojines de los muebles (algunos sofás los llevan incorporados), utiliza la herramienta para hendiduras para eliminar el polvo y la suciedad que haya caído por los lados.

Paso 3: Elimina el pelo de las mascotas

El pelo de perro y gato puede ser frustrantemente difícil de eliminar de los cojines, especialmente si tu mascota tiene la costumbre de dormir en el sofá. Un cepillo de tapicería típico o una manguera pueden tener dificultades, por lo que las aspiradoras para mascotas suelen incluir un accesorio motorizado. Éstos proporcionan más potencia y son casi imprescindibles para eliminar el pelo más rebelde.

Después de repasar los muebles con un cepillo para tapicerías, conecta el accesorio para pelos de mascotas y realiza otro repaso con pasadas cortas. Si no tienes una mascota, puedes omitir este paso, aunque el uso de una herramienta motorizada puede eliminar mucha más suciedad y polvo.

Se recomienda a los propietarios de mascotas que limpien los sofás y las alfombras al menos cada dos días, con una limpieza más a fondo una vez a la semana. Si no tienes tiempo para pasar la aspiradora con tanta frecuencia durante las horas de ocio, considera la posibilidad de adquirir una aspiradora silenciosa que puedas utilizar por las mañanas o las noches sin molestar a los vecinos.

Sin embargo, si alguien en tu casa sufre de alergias a las mascotas, es posible que tengas que limpiar a diario. Aspirar con regularidad puede mantener la caspa de las mascotas a un nivel tolerable y aliviar los síntomas de la alergia.

Nota: asegúrate de comprobar las instrucciones del fabricante antes de utilizar una herramienta motorizada. Aunque son seguras para la mayoría de los muebles, pueden rayar materiales como el cuero.

Paso 4: Aspira debajo y detrás de los muebles

Una vez que hayas aspirado los muebles en sí, es una buena idea limpiar por debajo y por detrás. La cantidad de suciedad y pelos que pueden acumularse es aterradora, y en casos extremos estas zonas pueden ser lugares idóneos para el moho.

Este paso suele ser más fácil con una aspiradora de trineo, ya que los cabezales del suelo tienen un mayor rango de movimiento. Sin embargo, hay aspiradoras verticales con un perfil bajo y mangos que pueden inclinarse casi hasta el suelo, lo que le permite aspirar debajo de los muebles con mayor comodidad.

La buena noticia es que puedes utilizar un cabezal de suelo normal para estas zonas, por lo que este trabajo no requiere mucho tiempo. Tampoco es necesario limpiar detrás de los muebles todas las semanas; una vez al mes es suficiente para la mayoría de las casas.

Paso 5: Aspira a consciencia la suciedad más persistente

Las aspiradoras son excelentes para eliminar rápidamente la mayoría de los pelos, el polvo y la suciedad de los muebles. Pero, ¿qué ocurre si hay una zona repleta de suciedad persistente que la aspiradora no puede eliminar?

La forma más fácil de eliminar las manchas es utilizar un producto para liberar la suciedad. Estos productos se espolvorean en la zona afectada y se frotan en la tela para ayudar a liberar la suciedad. Una vez que el producto haya hecho su trabajo, puedes utilizar la aspiradora para succionar la suciedad. No obstante, asegúrate de probar el producto en una pequeña zona oculta de tus muebles.

Aspirar los muebles no lleva mucho tiempo, pero puede tener un efecto dramático en la longevidad y el atractivo de los mismos. Aunque los métodos exactos varían según la forma, el tamaño y el material, los cinco pasos de este artículo pueden aplicarse a casi cualquier tipo de mueble.

Asegúrate de realizar limpiezas periódicas de mantenimiento bajo los muebles.

Deja un comentario